Blogia
buho

Enanitos

CARROS DE VIENTO

CARROS DE VIENTO

Le apetecía dejarse llevar por la velocidad del viento, pero no tenía tiempo. Cuando vió libre el pasillo central del supermercado, cogió carrerilla, apoyó el cuerpo sobre el carro de la compra y se dejó llevar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Las regaderas

Las regaderas

Llevaba años observándola sin terminar de saber cómo acercarse. Aquella noche aprovechó el ímpetu de Eolo y consiguió acariciar a su amada. Por la mañana, el sol alumbró dos verdes regaderas cuyos cuerpos descansaban en la balconada.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres