Blogia
buho

LENTEJAS TRANSGENICAS

LENTEJAS TRANSGENICAS La semana pasada prepare lentejas. Las que me sobraron después de pegarme el hartón padre, fueron introducidas en un recipiente de plástico y metidas en el congelador.
El martes de esta semana, debido a tener que hacer algún recado que otro y dándome cuenta de que no tendría tiempo para preparar la comida, decidí sacarlas para que se descongelasen. Cuando, a eso de las 13:30, regresé a casa encontré que dentro del recipiente solamente cohabitaba un líquido oscuro junto a unos efluvios que ciertamente apestaron mi nariz.

Vamos, que terminé comiendo arroz blanco con tomate y un huevo frito.

Las explicaciones a lo sucedido fueron variopintas. Que posiblemente estaban hechas genéticamente y debido a ello al descongelarse se habían descompuesto, que me había olvidado de meter las lentejas, que teníamos duendes en casa, que habían venido los cacos y se las habían comido (este último razonamiento made in Ibon)....Vamos que nos reímos hasta hartarnos, pero lo cierto es que ninguna de las explicaciones me convencía. Es que, por más que rebusqué en el líquido, con la mano pinzándome la nariz, no encontré siquiera una triste piel de lenteja.

El jueves, a primera hora, buscando un trozo de carne de ternera para hacer garbanzos y sopesando seriamente la tamaña posibilidad de congelar los que me sobraran (resulta que me imaginaba otra vez haciendo comida a última hora), me encontré con las lentejas en otro cajón del congelador.

Resultaba que el líquido nauseabundo era un caldo guardado para algún guiso que, imagino, debió pasarse de fecha.

Llevaba dos días preguntando a diestro y siniestro si me podían dar una respuesta científica al asunto y resultó que había cogido un recipiente equivocado.

Misterio sin resolver, resuelto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Daniel -

Que perdida de tiempo escribir semejante taradez!!

buho -

Brisita: Yo si que me sorprendí, ya podía estar alucinando, de verdad.
Un beso

Corazón: Sí, de verdad es que cuando aparecieron las lentejas no podía parar de reirme. Me entró un ataque de risa, de esos que te tienes que agarrar la tripa.
Besitos.

Corazón... -

Jajaja, ha sido una experiencia llena de gracia (al final) por qué me imagino tu carita de misterio pensando ¿Qué pasó?

Igual imagino tu risa al descubrir el gran misterio Jajaja, Un beso y feliz día :)

;o)

Brisa -

:) Buhitoooo habías conseguido asustarme y empezaba a pensar en no comer más lentegas sobre todo congeladas jajjajajaja.
Un beso de risa :) que falta hace XDDD

buho -

Hola Gregori: ¡Si no me quejo! Vamos, con esta historia me lo pasé pipa, nos reímos hasta la saciedad y además imagínate a Ibon todo serio,intentando convencernos de que habían venido los ladrones y se las habían comido. Fue genial.
Un beso

GreGori -

Jajaja! Qué bueno!
Aunque yo no me quejaría, porque el arroz a la cubana me encanta :-)
(Aunque las lentejas y los grabanzos también)
Besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres