Blogia
buho

ESPIRALIDAD

ESPIRALIDAD Desde hace mucho tiempo he considerado el Modernismo como una de las tendencias, sino no la más, en las que mi manera de apreciar el arte encuentra más puntos coincidentes y es de imaginar que por ello me fascina.

Se caracteriza el modernismo como una “línea sinuosa que recrea con libertad el arabesco, sensible al exotismo pero ligado con las tradiciones locales. Se manifestó en arquitectura, pintura y escultura, y sintió una especial fascinación por las artes decorativas y los materiales preciosos.”

Pintores como Gustav Klimt, me han transmitido profundos sentimientos de romanticismo, tranquilidad y dulzura, la escuela Nancy, en la que artesanos se interesaban por el mundo animal y vegetal proyectándolo en muebles, los cuales adquieren un fastuoso dominio de la elegancia, el modernismo catalán con su máxima expresión en el arquitecto Antonio Gaudí, divirtiéndose con caprichosas formas, los carteles modernistas plagados de estrellas y flores, el estilo Tiffany aplicado al vidrio proporcionando al conjunto iridiscencias con una gama variada y brillante de colores...Un mundo de redondeces arabescas, de círculos serpenteando en parques, fachadas, torres...

Hace poco me he comprado un anillo en el que como dos pequeños capullos en flor, se enfrentan dos espirales de distinto tamaño. Me fascina, vamos de esas cosas que me tiraría horas mirando. Y me preguntaba donde lo había visto antes, que de alguna manera era un dibujo que me atraía en extremo. Miré en Internet para ver que significaba: algo así como un ojo que todo lo ve y además la espiral es uno de los símbolos que más aparecen en la naturaleza, en genética, etc...

De repente, hace unos días me doy cuenta de que tengo unos pantalones con unas espirales, que la funda de mi móvil tiene espirales, que el juego de café tiene una espiral dibujada en cada taza y, que sentada en el baño, muy a gusto por cierto, va y me percato de que la greca que escogí para decorarlo tiene espirales y soles que parecen estrellas.

Así que definitivamente puedo decir que sé a ciencia cierta porque me encanta el modernismo, porque forma parte de cómo soy. Me gusta lo redondo, gordito, circular, ovalado, sin puntas, etéreo, vaporoso, cariñoso, natural. Vamos que hasta cuando voy a comprar macarrones compro fusillis. ¿Por qué será?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

buho -

Greg: A mí Klimt me pirra. En un viaje a Austria, tuve la oportunidad de visitar el museo Belvedere en Viena.
Ya me gustaba de antes pero cuando ví en directo "El beso"... Es que no lo sabría explicar. Dorados, rizos, ternura, sosiego, tranquilidad...demasiados calificativos pero cada uno perfecto.
Y me encantan las espirales...
Besitos

GreGori -

Jajaja.
Yo me quedo con Klimt :-)

Eso sí, las espirales últimamente como que me desasosiegan un poco, porque leí un cómic de terror que SÓLO se centraba en eso.
Brrrrrrr-escalofrío.
Besitos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres