Blogia
buho

LUZ DE ESPERANZA I

LUZ DE ESPERANZA I

Llevaba horas allí sentada esperando a que una mano amiga llegara, a que alguien especial entrara por aquella puerta. Alguien con quien poder desahogarse de las sensaciones que llevaban dando vueltas como en una noria por el interior del cuerpo. Pero no llegaba. Escuchaba voces a su lado, voces que en el fondo, sonaban lejanas, difusas, relegadas a una niebla espesa de charla sin sentido. Y por dentro se sentía morir, como el mismo cuerpo al que estaba velando porque se notaba tan aplastadamente sola, que los sinsabores de la vida le parecían dulces comparados con el sentimiento que revoloteaba en aquellos instantes.

El teléfono no paraba de sonar ofreciendo palabras de consuelo que no llenaban el espacio vacío de la mente. Diversas llamadas se almacenaban en sus oídos, cansados de escuchar "lo siento" al otro lado de la línea. Se daba cuenta de que los que llamaban no conocían nada de ella, de su vida, de sus necesidades, y que a todos les parecía que con unas palabras era suficiente. Soledad, tan rígida, que gritaba en el interior de la cabeza y del mismo alma, expuesta a puñetazos de rabia.Y aquel olor, que se metió en los huesos a través de la nariz, que días después le obligó a tirar un champú al cubo de la basura, aquel concentrado olor, nauseabundo, que con el tiempo, no ha conseguido quitarse de la pituitaria.

Comentarios, fíjate, qué ataud más majo, ya no hacen las cosas como antes, qué detalles, es una maravilla... Mientras, ella guardaba silencio, y al llanto que de vez en cuando salía, respondían con nuevo silencio, con un no te pongas así, es ley de vida.

¿Quién? ¿Quién iba a venir a darle un abrazo? ¿Quién iba a recibir su dolor y hacer que pudiera salir el nudo que tenía en la garganta? Eran las únicas palabras que se le agolpaban pugnando por salir, las que sabía que quien allí estaba, no iba a entender.

-Vamos a comprar algo para comer- le dijeron.Y allí se quedó, sola, constante en su furia, de darse cuenta de lo que tenía en la vida. Es en esos momentos cuando más se entiende lo que se tiene o lo que se puede tener de los demás. Es entonces cuando uno ha de percatarse de que en esta vida, te has de sacar las castañas del fuego tú mismo. Es cuando has de cerrar los ojos y llorar por dentro.Y allí, apoyada en un sofá de color azulón, con un calor que derretía piel y camino, se permitió un descanso, al dejar de sonreir y de decir que estaba bien.

Y reflexionando se percataba de que en el fondo todos estamos bien, o creemos estarlo. Todos pasamos por la vida, sonriendo y haciendo ver que nos va de maravilla. Y ciertamente es verdad, porque esa es la realidad de la vida que tan primorosamente nos hemos creado. Pero... ¿Acaso me va mal? La respuesta es no. Pero son los deseos los que matan, los que abandonan la esencia de cada uno en un eco indescriptible de mentiras y engaños a veces, destinadas a uno mismo, a veces a los demás. Son las frustraciones, las que envueltas en envidias, celos y deseos hacen que entonces y sólo entonces, salgan a la palestra las carencias de cada uno. Son ellas las que provocan desazón y las que, cuando aparecen, matan alegrías para mostrar orgullo, asesinan dignidad para acuñar bajeza.

Y pensaba. Meses después, cuando las aguas volvieron a su cauce, cuando encontró un sentido a su existencia, dejó de reprochar a su familia comentarios del tipo "no puedo verla", cuando te das cuenta de que un yo no soy tú y de que cada persona ve las cosas de distinta manera. No querían ver muerta a su hermana y ella no lo aceptó, sólo por el hecho de sentirse sola. Carencias, nada más que carencias.

Continuará...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Corazón... -

Hola preciosa :)

Que razón lleva tu escrito. Solo son carencias, el día que me sienta plena conmigo misma ese día podré decir "estoy viva y soy realmente feliz" :-)
Yo espero ese día con ansias locas no sabes ;)

Aha, por cierto he buscado tu correo-e hasta en la bandeja de no deseado y nunca llegó, ¿será que no pones bien la dirección? Ya, te acuerdas cuándo tu dirección, creo lo re-enviaste varias veces hasta que una de tantas pegó :)
Un beso bien fuerte y muchos saludos.

;o)

buho -

Trini: Pienso que se vive bien después de haber pasado malos ratos, después de aprender lo que es el día a día y después de dejar de soñar con algunas cosas.
Las circunstancias vienen y pueden llegar a machacar mucho, pero lo positivo es poder levantarse y seguir caminando.
Besos, linda
...................
Monocamy: ¿Sabes? Ahí te doy la razón. Cuando sucedió lo que aquí relato, mi situación personal era muy complicada y además creía más en los demás que en mí misma. Pero he aprendido que de todo esto salió mi yo hacia afuera, que de todo aquello he aprendido a vivir con más intensidad.
Estoy más tiempo conmigo misma, razonando, pensando y es algo que me hace sentir muy bien, porque antes no me tenía.
Besos

monocamy -

¿Por qué nos habrán enseñado, a fuego, que debemos depender emocionalmente de alguien? no es cierto. El amor, la amistad, el servicio han de ser voluntarios y manantial de disfrute, nunca una necesidad.

La gente se siente sola porque le han enseñado que, aunque triunfe en todo, falla en algo gravemente, si no está con alguien, si no tiene a alguien. Otra mentira. Cada uno de nosotros estamos vivos y somos alguien. Y si el mundo estuviera vacío, seguiríamos siendo alguien. Un planeta de un habitante con nombre.

Claro que... todo esto es más fácil decirlo que llevarlo a cabo, eso nadie lo duda. Pero es importante tener clara la teoría. :)

:*******

Trini -

Quizá nosotros estemos bien ya que sabemos simepre como luchar. Lo malo son las circunstancias que te rodean, que te caen encima, que te queman el alma, eso es lo malo del vivir. La impotencia que se siente a estar luchando en una guerra que no es tuya sino que te la han impusto y que para colmo se recrudece a diario.

Besos muchos y abrazos varios.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres