Blogia
buho

PASEAR

PASEAR Alguien que no conozca su ciudad, apenas entenderá el mundo. Y conocer la ciudad propia, como conocer a los amigos propios, es una tarea más difícil y complicada de lo que, normalmente, se supone. Porque no es suficiente tener una visión global y superficial de la misma, referida a la epidermis, claro, algo que un turista, accidental o vocacional, consigue con un mapa y dos o tres indicaciones, a lo sumo, de los guías, que a su vez tampoco van más allá de lo esctricto, oficial y recatado.

Conocer una ciudad como conocer un idioma requiere, a veces, el trabajo de toda una vida. Significa despertarse con la luz de la ciudad, siempre la misma y siempre cambiante, salir a la misma calle de siempre e ir andando al ritmo impuesto por la edad, el clima y los sentimientos, porque está demostrado que un ser feliz lo es hasta en sus andares, y luego, una vez cansadas las extremidades y fatigados los sentidos, acostarse con la luz tierna y nocturna de la noche, y arroparse en esa atmósfera que tienen las ciudades.

Significa conocer los pequeños detalles: cuándo una señora, que admiramos por su belleza, abre las ventanas de su habitación y deja que entre silbando el viento, a qué hora juegan los niños en el parque que tanto nos gusta, en que callejón se tienden todavía sábanas al sol, como blancas bandera de paz, en qué lugar desembocan los solitarios, bohemios y melancólicos. Conocer la ciudad exige la dedicación exclusiva del amante.

Felipe Juaristi
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

buho -

Hola Mariose: Gracias por visitar mi página. Ya sé que no soy muy constante en colocar post ni en comentar vuestros artículos, pero es por falta de tiempo.
La belleza nos envuelve, nos reclama para que la observemos pero nos ocupamos más en buscarla fuera cuando en realidad está en nosotros, vive en nosotros.
Un beso.

Mariose -

Pues paseemos y dejemos que nuestra esencia nos sorprenda gratamente, como si fueramos turistas en nuestra propia tierra.
Porque nos rodea la belleza y no nos damos ni cuenta, apenas.
Un besito, me siento muy cerca de tus palabras, me gusta pasear por ellas.

buho -

Hola Gregori: Yo hace muy poco realicé una visita guiada en el pueblo donde vivo. Fue muy bonita ya que descubres cosas curiosas y ahora que tengo familia de visita puedo hacerles de guía yo. Disfrutar de las pequeñas cosas del lugar en el que vives te ayuda a estar en comunión con el mismo y a mi me gratifica.
Un abrazo

GreGori -

Otra vez más, son los detalles los que componen el cuadro global. A mí me gustaría poder conocer más a fondo mi ciudad (que no mi pueblo...) Besito
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres