Blogia
buho

AMAPOLAS

AMAPOLAS

Llevaba mucho tiempo esperando; no sabía exactamente cuanto, quizás dos años. Cada vez que se sentaba ante el ordenador miraba la foto.

Un anuncio de colores que publicaba algo que algun día esperaba conseguir, pero era tan caro que decidió olvidarlo temporalmente. A pesar de ello, la imagen era tan deliciosa que su mente insistió en dejarla pegada sobre el interruptor de la luz. El papel se había tornado amarillo y las flores perdían su rojo color según iban pasando los meses.
En alguna ocasión había estado a punto de romperlo ya que, pensándolo bien, no lo necesitaba, era un capricho, pero cuando se tiene un sueño, es un sueño y cuesta mucho quitarse los anhelos de la cabeza. Así que allí seguía, dibujando con los ojos sus encantos, envueltos en ilusiones.

Y ese día, de repente, cuando ya lo tenía olvidado se presentaron como por arte de magia.

Él subió al trastero con el hijo de ambos, mientras ella esperaba en la cocina y en cinco minutos entraron por la puerta con las manos repletas de deseos.

-¿Pero, qué traeis ahí?- les dijo.

Entre los tres, se pusieron a desembalar el interior de las cajas mientras a ella se le llenaban los ojos de lágrimas.
Él se apartó, abrió la alacena y empezó a sacar los platos azules y amarillos que habían comprado nueve años atrás, algun de los cuales ya estaban rayados y golpeados del uso.

-¿Qué haces?- le inquirió ella.
- Pues, tirar estos y poner los nuevos- le dijo. Los vamos a usar todos los días, quiero que disfrutes de ellos cada día, hasta que se rompan.

Ella no supo qué decir, pero entendió muchas cosas. El amor se expresa de formas distintas, se puede envolver en palabras, en objetos o en ilusiones, no siempre tiene que ser como uno quiere que sea.

Agarró un plato, observó su hechura, recorrió con los dedos el dibujo de la planta, sus capullos dejando asomar fulgores arrugados y las flores que, ya abiertas, despuntaban calidez. Cada día comería sobre rojos pétalos, verdes tallos y blanca loza. Se dirigió a la habitación donde descansaba el anuncio y lo arrancó del sitio donde estaba. Volvió a la cocina y se lo dió.

- Ya puedes tirarlo- le dijo. Gracias por pensar en mí.

..............................................................

Desde ayer, como y ceno sobre una vajilla llena de amapolas.BUHO


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

9 comentarios

buho -

Greg: Ni lo dudes de que disfruto muchísimo con ellas.
Besos

Greg -

Y yo sé que disfrutas mucho con las amapolas.
:-)

buho -

Valeria: Pues hay dos partes que discutir.
Por un lado están los platos, porcelana, loza o como quieras llamarlo. Por supuesto que se pueden romper, caerse al suelo y hacerse pedazos, como muchos platos que se me han roto en muchas ocasiones. Pero era un deseo que esperaba conseguir algun día y ahí está.
Por otro lado y suponiendo que te refieres a el amor: Soy muy consciente, por gracia o desgracia, de lo efímero de todo lo que hay en esta vida, de todo, no pongo la mano en el fuego por nadie, así que de lo que vivo es de mi día a día, un día y otro, y otro, y otro....
Y si me ocurre, imagino que pasaré una mala racha, pero después me levantaré y seguiré hacia delante. La vida está llena de ciclos y esa es la realidad.
Hay que disfrutar del hoy y del presente.
Besos

Valeria. -

Perdona Buho por la asociación de ideas que voy a hacer dos situaciones de tu escrito.
Por un lado hablas de sueños, y por otro hablas de platos.
Hay un poema, de un poeta que no me acuerdo, que dice algo así:

A menudo los sueños, nuestros mejores sueños, acaban en el suelo,
ahí los tienes,
convertidos en
un montón de platos rotos.

No creo que sea así, pero muy a menudo ocurre.
Espero que ti no.
Saludos.

buho -

Brenda: Y que lo digas!!! Es lo principal, perseguir tus sueños; a mí me ayuda a respirar y a soñaaaar.
Bienvenida a mi blog.
.......................
Trini: A mí si que me gustan. Ha sido una delicia recibir este regalo y no dudes que disfrutaré de él cada día.
Besos
..........................
Darilea: Pues a ahorrar un poco de dinerito para comprar una nueva. Aunque cuesta una pasta gansa...
Besos

Darilea -

Yo deseo que la mia viaje un día de estos al lugar del descanso.
Un besito y a disfrutar de tu jardín de sabores.

Trini -

No estoy triste. No soy triste. Pero si me gusta escribir tristezas. No por nada en concreto simplemente porque me salen mejor. No te preocupes Búho una cosa es el escribir y otra el viviR.

También te lo he dejado en mi Blog, tras tu comentario.
Besos

Trini -

Precioso relato. me encantan las amapolas. Que disfrutes de tu vajilla.

Un abrazo

BRENDA -

EL MUNDO ESTA EN LAS MANOS DE AQUELLOS QUE TIENEN EL VALOR DE SO?AR Y CORRER EL RIESGO DE VIVIR SUS SUE?OS!!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres