Blogia

buho

¡QUIERO TIEMPO!

¡QUIERO TIEMPO!

¡Quiero tiempo!
Aunque sea para echar un pedo.
Quiero tiempo para dar un paseo
y a la orilla del río apoyarme.

Aunque sea, a fin de ver la tele,
pero estoy tan cansada
que mi cansado yo se duerme.

Ni el Salsa Rosa ese,
ni las noticias diariamente,
ni una nana le hace falta,
son sólo lavarme los dientes
ea, ea, me llama la cama.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

AMARSE

AMARSE

He cogido una hoja del suelo. Es sencilla y bella a la vez. Sin más. No le hace falta nada para seguir siéndolo. Aún después de finalizado su periplo de vicisitudes está mostrando que con sólo una ráfaga de viento es libre.

La hoja nace en primavera y tierna, se va agrandando en espíritu y tamaño y aterciopelada, va creciendo hasta convertirse en plenitud que muestra el verano en rumor de roces, de rayos de sol bailando entre nervios que tililan fulgor.

Y en otoño, comienza a transformarse en disconformidad arcoiris de ocres cargada en rojos, naranjas, amarillos y marrones. Pierde ternura, mientras las esquineces se presentan en patas de gallo doblando las uñas. Abandonadas a su suerte, terminan arrebujadas unas contra otras, bailando desnudas en arte de vejez.

Y el año que viene nacerán otras.

Así deberíamos vivir las personas, en ternura temprana que terminará en un arte, en un quererse por encima de edad, de pautas y modas. Una hoja que todavía está en el árbol esperando saber terminar la vida con la esperanza de la hoja que se quiere a pesar de ganar en arrugas. Y finalizar con la dignidad que lleva un camino de viento y estrellas.

SALUDOS DE LA MENTE

SALUDOS DE LA MENTE

Soy esa desmelenada, otra vez
interrogante pregunta,
que abre un abanico en esquivas dudas,
planteando al sosiego, enmiendas.
Tú, osamenta,
que albergas sesos
destilados de sangre saciada
en soledad que sólo yo conozco.

No busques más que sabes, ladina,
hallar lo que no existe.
¿Le voy a cuestionar un futuro
en sinfín de sinsabores?
¿O prefiero los que ya conozco?

¿Acaso no escuchaste o no viste?
¿No sentiste ni paladeaste en los surcos
que te rondan, los dos tipos de lechugas?
Pues goza de unas y también de las otras.
Porque son igual de intensas
y de maravillosas.
Pero entre las dos, ahora y luego,
existirá el silencio.

DIA DE DIFUNTOS

DIA DE DIFUNTOS

Macabro día el que te cede la musa,
el de las rutilantes estrellas del subsuelo profundo
o el del cielo que alberga almas soberanas de grandeza.
Sin ánima o con ella,
polvo rodeado de tuétanos difuntos de vida,
escondidos bajo piedras de piel caliza.
De flores envueltos los sudarios
retornan alegría al cementerio
en este lúgubre día.

RECHAZO ESCOLAR

RECHAZO ESCOLAR

Se juntaron las dos partes
y confrontadas sacaron los trapos sucios.

Destinado a ser rechazado,
le escribieron una carta en la que afirmaban
que no era un buen amigo
y que no querían que se acercase más al grupo.

Los profesores miraron al escritor del papel
mientras le preguntaban como podía haber redactado aquello.
Como respuesta empezaron a salir lágrimas de sus ojos.

Mientras lloraba, su compañero, delante de todos, le indicó:
¿Por qué lloras si quien tendría que llorar debiera ser yo?

EL SOBRE

EL SOBRE

Me dejan un sobre.

Entre un montón de tantos
vislumbro mi nombre,
pero también que ese cubículo
ha sido hurgado en sus entrañas.

Ni un sucinto disimulo ni nada,
le han roto el pegajoso precinto,
reduciendo la escasa privacidad
a piel devorada de escamas.

Yo me pregunto: ¿Qué vida tienen
aquellos que se han divertido,
buceando sin vergüenza laberintos
ajenos, lejanos a sus inquietudes?

¿O es que el camino de los demás
es más apasionante que el de uno mismo?

AGUR, JAUNA

AGUR, JAUNA

Veo tus manos sobre el piano,
tocando sin descanso maderas negras.
Decías: Yo no soy racista,
pero sólo sé tocar esas.

Mi mente tiene el sonido
de una canción, el recuerdo golpeando:
"Yo tengo unos ojos negros",
mientras el mandil rodeaba
al que no sabíamos, se iba apagando.

Organizaste la comida,
con el mal haciéndote daño
y adornado de lustrosas cerezas,
acariciaste el agradecido piano.

Unión nos trajo tu encuentro,
en expectante movimiento de dedos,
abrazo continuado de alegría y pena,
pianista de las teclas negras.

Para Manueltxo

LA VIDA DE TODOS LOS DIAS

LA VIDA DE TODOS LOS DIAS

Se llenó de agua y espuma, mientras la estancia se condensó de calor. Despacio, según iba albergando en su seno la acuosidad de la transparencia, se sintió plena de utilidad destinada al baño, la bañera. La temperatura fue subiendo mientras los dos miraban las pompas de jabón alzándose en amorfos aposentos de cálido acogimiento. Cuando ya desvistieron sus cuerpos, el ambiente teñía la mámpara del baño en atónita pizarra de dibujos animados.

Se metieron en el interior y después de acomodar la piel al agua enjabonada, destinaron sus deseos a jugar con los utensilios escondidos en un bote: una barquita, una regadera, el muñeco que, dándole cuerda, sabe nadar, y las pelotas de goma. Sumergían la regadera, y después de convertirla en una pesadez de movimiento, se la desparramaban el uno al otro por la cabeza en sinfín de gestos divertidos recogidos en sus caritas sorprendidas.

.........................

Oculta tras la puerta, tras una pequeña rendija, me saciaba viéndolos moverse y escuchando sus conversaciones.

Mis chicos, como los llamo a menudo, convierten un gesto de todos los días, en un ritual desestresante para mis adentros, porque los veo comportarse como son, sin tapujos, con la naturalidad de un padre bañándose con su hijo. Y yo fuera, deseando que me llamen para formar parte del trío, ya que me toca la toalla y sacar al peque de la bañera, pelearme con sus rizos, con su inquietud...

METEOROLOGÍA

METEOROLOGÍA

- ¿Qué tiempo cree que hará hoy?

- El tiempo que yo quiero.

- Ah sí? y cómo lo sabe?

- Pues porque cuando me dí cuenta de que no puedo tener lo que quiero, aprendí a querer lo que tengo, así que sé que hará el tiempo que yo quiero.

MONOCAMY
Con tu permiso

Ser tú

Ser tú

Sólo cuando te conoces por dentro,
empiezas a comprender a los demás.
Sólo cuando ves las verdades y mentiras que puedes decir,
entiendes las que te dan.
Sólo cuando hablas con el corazón,
recibirás palabras que te aman.

Y en el momento en que te das cuenta
del daño que te haces,
percibes el que puedes hacer a tu alrededor
y el que te pueden hacer.

No por los demás, sino por el sentir
que te acompaña todos los días,
ese que te hace sentir una cabra loca,
feliz y alegre, triste y apagada,
es cuando decides ser tú,
porque no siéndolo te haces el peor de los daños:
Negarte a tí mismo.

REGALO DE OTOÑO

REGALO DE OTOÑO

Se anunció por la mañana mientras recorría el paseo. Hacía días que no pasaba por allí y pude contemplar la novedad que venía apareciendo en cada rincón de las copas de los árboles. Los llamados liquidambar, me mostraban tiernos colores escarlata en sus hojas mientras las grisáceas escalaban los peldaños del cielo. No lo pude resistir. Cogí el coche y salí apabullada de pensar lo que iba a ver en unos cinco minutos.

El bosque, con las crujientes, pisoteadas a cada paso, colocadas en puzzle perfecto esperaban nuevas compañeras con las que continuar sus juegos. Y ellas, las nuevas, se abandonaban cayendo en remolinos de viento cuyo movimiento pareciera reirse vacilando al compás. Hacia un lado y hacia el otro, cambiantes en color se dejaban caer para nutrir la tierra...

Y allí, sentada en un tronco, recibí el regalo del nuevo otoño que como todos los años retorna para traerme momentos divinos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL CAMINO DE SAN DIEGO

EL CAMINO DE SAN DIEGO

Con los ojos cerrados, he ido a ver una película del Festival de cine de San Sebastián. Una película de la sección oficial, sin saber si me iba a gustar ya que no tenía ninguna referencia sobre su trama, personajes, ni nada de nada.
Y no sólo me ha gustado, me ha encantado.

Fotografía, música, y un ambiente sin pretensiones, mundano, han formado una película que, a mi modo de ver, destilan ternura y un humor que en ocasiones penetra en lo absurdo.

La ternura de la inocencia, del querer realizar un sueño, me ha encontrado envuelta entre sueños propios, donde el que dirán poco importa con tal de realizar el sueño.
La trama, un fan de Diego Armando Maradona, que recorre Argentina, con apenas dinero, para entregarle a su ídolo, un presente.

La recomiendo a todo aquel que quiera reírse, y en el fondo, a todo el que quiera darse cuenta de aquello que nos gustaría hacer, pero que muchas veces, nuestra ajetreada vida no nos permite…

Dejarlo todo, por unos pocos días, para no soñar, sino cumplir tus sueños.

MUERTE

MUERTE

Golpeó el coche. Nadie respondió. En el interior un cuerpo apoyaba la cabeza en el asiento del copiloto. La carencia de movimiento hacía presagiar lo imaginable. Abrió la puerta y con un tono de ánimo empujó la pierna de la persona inmóvil. Al instante retiró la mano y dió un salto hacia atrás.

Fue como tocar una piedra, como un pedrusco al que hubieran tallado a la perfección para ser un gemelo, una réplica. Pero no era así... El hedor podía palparse, olerse, penetrar hasta los más recónditos recovecos de la nariz y las moscas reunidas para darse un festín, complementaban el escenario plagado de suciedad. El cuerpo deforme, negro, con la cara irreconocible debido a las horas pasadas colocado en la misma posición...

........................................

Ha sido como ver la muerte real, tangible. He visto morir personas. He tenido frente a mí, familiares muy cercanos que han muerto, pero esta vez ha sido distinto. No conocía a este hombre, pero la sensación física de descomposición, de rígidez se han encontrado, muy nítidas, con la de muerte, realidad, adios, fin de una vida...

EL ENTIERRO DEL CONDE DE ORGAZ

EL ENTIERRO DEL CONDE DE ORGAZ

En un pequeño recinto descansa
el conde de Orgaz finado,
y tras él, dibujó El Greco pintor
sobrios colores de mantos dorados.

Entre la tierra y el cielo
encantado anheló el pincel,
sueños de santos alados
ante serios caballeros armados.

Las manos sosteniendo un cuerpo
en los aledaños de la ciudad,
de un ánima que no sabía dónde
debía trasladar al difunto conde.

Lápida blanca de duro mármol
jamás pensó semejante marco,
vuela su esencia al etéreo azul,
exquisito de estrellas toledano.

ARRASTRADA

ARRASTRADA

Si es que hay veces que las situaciones te obligan, aunque no quieras... A arrastrarte como una culebra para conseguir lo que uno necesita en esos momentos.

El baño, lugar de descanso y relax, en muchas ocasiones puede convertirse en una aventura sin parangón. Estoy trabajando y con ganas de hacer un pipí. Así que me meto en el baño y ya casi antes de cerrar la puerta me he quitado el cinturón porque vengo muy apretada. Con el peso retirado de la cintura (talkie, esposas, navaja multiusos, talonario de multas, linterna y algún artefacto más) cierro la puerta, pero resulta que me quedo con la manilla en la mano. Intento colocarlo en su sitio mas al hacerlo o tratar de hacerlo, mejor dicho, el pasador se va hasta el fondo, cayéndose al otro lado.

Y allí estoy, con las ganas de mear olvidadas en Pernambuco, planteándome seriamente como narices voy a salir del baño. Claro está, si aviso a los compañeros, el descojono va a ser monumental. Bueno, aunque cuando algunos lean esto se van a reir igual.

Pues como la puerta no llega hasta el suelo...si me entra la cabeza pasará el resto... me tiro en plancha y me arrastro de espaldas, mirando al techo, consiguiendo salir del baño. Y resulta que cuando ya me quedo tranquila, me doy cuenta de que me he dejado todos los trastos dentro. Logro abrir la puerta utilizando la manilla con el pasador que se habían caído fuera del baño y recojo los cachibaches que suelen rodear mi cintura.

Los cinco minutos siguientes no pude parar de reirme, sobretodo cuando me dí cuenta de que después de toda la historia no había meado.

GOTA DE AGUA

GOTA DE AGUA

En el origen de la fuente que corre serpenteante... Más abajo, ante la mugre que sube por la desembocadura, las orillas muestran su cara más amarga, enredadas las hierbas entre el lodo. Pero el agua sigue su curso, adaptándose entre las piedras a lo que se le ofrece.

Mas arriba, en el arroyo de claridad innegable, chapotea deliciosa mientras las hojas comienzan a caer sobre su superficie, aceptando el otoño como un nuevo capullo que se marchará en primavera.

¿La escuchas? Transparente, se desliza entre los recovecos que la tierra abre para dejarse nutrir, alimentando su destino de llevar sustento. ¿La sientes? Cada vez que se escurre en la garganta, cuando cae del cielo empeñándose en seguir su camino, cuando roza la piel, colgada de las ramas del árbol.

Sería maravilloso ser una gota de agua...

Aunque pensándolo bien, como buhito ya hago mis pinitos...

EN EL CAYUCO

EN EL CAYUCO

Por un futuro impredecible,
por una vida mejor
de presuntos sueños se desbordó el ánima
deshaciéndose en planes abocados
a un fracaso, o a una dicha.

En la oscura noche,
albergó su cuerpo aquella sucinta barca,
cuya silueta, escondían las negras aguas.
Olas valientes corrían raudas
removiendo almas que luchaban
contra el vaivén de una marea
que arrastraba el cayuco mar adentro.

Llegan a tierras extrañas en ese cuenco,
pieles oscuras de claros anhelos,
una tele y un trabajo,
con el de alimentar a los que atrás dejaron.
Y porque el que tenían se ha terminado,
deciden crearse nuevos sueños...

ADIOS, TRISTEZA

ADIOS, TRISTEZA

La cara se crispa
y la sensación de fatuos anuncios
despega la conciencia.
Ya desde la cuna
postergo la presencia de tu sombra
cuya ausencia anhelo alcanzar.

Risueño arcoiris de magia
redobla los encantos de la corporeidad
o del recóndito escondite al que juegas,
más la esencia de tu ser realiza
apariciones desbordantes que, al final,
abandono a empujones a tu suerte
dejándote abandonada entre cuatro pétalos, tristeza.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

MOMENTOS

Sólo fue un instante, en aquella huerta, en un momento en el que, entre toda la algarabía existente, tuvo que acercarse al coche a fin de recoger una bolsa. Allí, en el camino lleno de barro, se sació de aire y miró a lo alto observando todas las revoltosas que le daban la bienvenida.

Verde propio del estío,
movimiento desordenado más armónico,
complementaba la coyuntura del momento.
Así que cerró los ojos
y las paladeó con el tacto y el oído.
Se sintió una más
mientras el viento la acariaba,
escuchando el roce, piel contra piel,
de ramas y hojas jugando alborotadas.

La imagen se aprecia más después de abrir los ojos

OLVIDO

OLVIDO

¿Cómo se olvidan?

¿Cómo se ocultan las palabras que hieren,
las que duelen enconadas
buscando un sentir deseoso de volar?
¿Cómo abrirles las alas
dejándolas flotar en el aire?

Un pasado oscuro
proyectando su ente, en hambre
de un presente esquivo
y de un futuro que no existirá.

Olvidar todo, olvidar nada
de una factible esperanza
o de un sinfín de mentiras,
o terminar por aceptar...

Que la vida es como suena
y que lo que viene luego se va,
quizá se soñaron quimeras
o lo que se deseaba soñar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres